Las mañanas
El afilador

Con ayuda del búho


Hoy amanece como otro día cualquiera, los primeros rayos de luz, procedentes del sol, entran por mi ventana. Oigo los pájaros cantar y me visto con mis pantalones cortos vaqueros y una camisa de tirantes, recojo mi melena rizada en una coleta y salgo por la puerta de mi pequeña casita del árbol. Vislumbro una silueta a lo lejos, apoyada sobre una rama del roble más viejo de esta arboleda. A medida que me voy acercando hecha a volar sin dejarme ver bien lo que es, imagino que es el mismo búho que viene a visitarme y me observa desde el alfeizar de la ventana todas las mañanas .Le sigo dado que no ha tenido tiempo de escapar e irse muy lejos. Se posa en un gran árbol y veo que en la rama más cercana al suelo hay una lIavecita pendida de una cadena de plata , la cojo y la observo, la guardo en el bolsillo del pantalón y alzo la cabeza hacia arriba para poder ver al búho que me mira fijamente y mueve sus enormes ojos como queriendo decir algo, hecha a volar y le sigo, cada vez nos adentramos más en el bosque "¿sabré volver a casa?" me pregunto a mi misma mientras corro para no perder al búho de vista. Me lleva hasta un pequeño claro en el que vuelve a posarse en un árbol ,no sé si para descansar, que la verdad a mi no me vendría nada mal, o para entregarme otra cosa .EI búho señala con el pico un agujero en el tronco del árbol en el que estoy apoyada, me doy la vuelta y veo que es una especie de cajón "todo esto es muy extraño" digo para mis adentros, meto la mano en el bolsillo y saco la diminuta llave, la introduzco en el hueco que hace de cerradura, la giro a la derecha dos veces y se abre hacia fuera, veo un cofre, lo saco y con mucho cuidado le abro, en el interior encuentro un recorte de periódico en el que pone:

 

27 de mayo de 1952
 

“UNA DESAPARICIÓN EN EL LAGO DE VÁLERVILLE”


Hace una semana que desapareció en el lago de Válerville una niña llamada Maider, tiene tan solo doce años, es rubita de pelo rizado y con unos ojos grandes azules de largas pestañas, su tez es morena de un color café con leche y tiene una marca en el brazo izquierdo "es una línea de tres lunares seguidos" nos dijo su hermano...

 

Ya no leo más, me miro el brazo izquierdo y veo la marca que nombra en artículo del periódico, la descripción coincide con la mía. Miro al búho y le doy las gracias por haberme ayudado a saber la verdad. Salgo corriendo hacia la casa del árbol cojo mis pocas pertenencias y después de caminar durante dos días llego a un pueblecito, en el cartel pone Válerville. Entro en la primera tienda "¿conocen esta noticia de hace un mes?" digo señalando el recorte. A partir de ahí todo sucede muy rápido llega la policía y los investigadores. Después unos días aparecen mis padres y me llevan a casa. Hoy pasado un mes conozco toda la historia:

 

Mis padres, mi hermano, mis tíos y yo fuimos a Válerville a pasar el fin de semana en su lago .Mientras pescábamos en una barca estallo una enorme tormenta y todos caímos al agua, yo nade como pude hacia la orilla con tan mala suerte que me golpee la cabeza con una roca por lo que no me acordaba de nada. Resulta que fui en la dirección equivocada, acabé muy lejos de mis familiares y me dieron por perdida me adentre en un bosque cercano y encontré una cabaña en un árbol donde me aloje, un búho me ha ido alimentando y a estado cuidando de mi y el resto de la historia ya la conocéis. Pero por mi cabeza todavía ronda una pregunta:

 

¿Quién es el búho?

 
Facebook